Del dolor al arte

Del dolor al arte

Del dolor nace un arte

Seguro ya has escuchado historias de personas que después de situaciones difíciles o de dolor, renacen con más ímpetu.

Personas que se han encontrado al borde de la muerte, vuelven con más ganas de vivir y valoran cada detalle.

Hoy quiero confirmarte que esas historias son reales, no me lo contó una amiga, lo viví.

Hoy quiero contarte mi historia.

Te advierto, no es una historia para todo el mundo. Es una historia que habla del dolor, pero sobre todo, del arte y el renacimiento.

“El arte más poderoso de la vida, es hacer del dolor un talismán que cura”

Frida Kahlo

Mi experiencia

Hace diez años, tuve una hermosa princesa llamada Alessandra, ella vivió en mi vientre solo seis meses y quiso salir al mundo antes de tiempo.

Veintitrés días después de su nacimiento, luego de batallar con su cuerpito tan pequeño para permanecer en este mundo, abrió sus alitas para ser mi angelito.

Hace tres años recibo la mejor noticia de mi vida, en mi vientre estaban creciendo unos morochitos hermosos, una niña y un niño.

Disfruté y cuidé cada detalle de mi embarazo, todos me decían que allí estaba mi recompensa.

Seis meses después, la historia se repite. Fueron meses duros, una estadía de casi dos meses en el hospital y al momento de la cesárea la doctora me informa que puedo morir en la operación.

Desperté, me salvé. Los morochos nacieron con vida, pero diez días después se fueron a acompañar a su hermanita.

Hoy en día tengo tres angelitos que me cuidan y me acompañan.

Te advertí que era una historia fuerte. Si llegaste hasta aquí, quédate, no te pierdas lo que viene.

¿De qué sirve tanto dolor?

No soy capaz de afirmar que todo esto sucedió por “algo”.

La verdad es que me encantaría que la historia fuese diferente, me encantaría no tener esta historia para contar. Y si me estás leyendo y me entiendes, desearía que no fuera así.

Pero ahora quiero contarte, qué hice con tanto dolor…

Letras que salvan del dolor

Los libros fueron mi principal refugio. Leí muchas novelas como Orgullo y Prejuicio de Jane Austen, Demasiado héroes de Laura Restrepo, La Reina del Sur de Arturo Pérez-Reverte, entre otros.

Amo los libros y disfruto de la escritura, sobre todo escribir cuentos.

Meses después, junto a mi compañero de vida, creamos un club de lectura virtual.

Leer sana y hacerlo en compañía de otros, mucho más.

Este Club de Lectura Virtual, se convirtió en mi pequeño rincón para compartir con amigos y escapar un poco de tanto dolor.

Con el corazón destrozado y los brazos vacíos, necesitaba aunque sea un pequeño motivo para despertar, un pequeño propósito. En eso se convirtió este club de lectura.

Así nace SiTeLoCuento, más que un club de lectura, es una comunidad de lectores y escritores. Ha crecido y evolucionado muchísimo.

Es uno de mis proyectos de vida. Una razón para despertar cada día con un propósito.

Origami sanador

Durante el embarazo de los morochos, estuve varios meses de reposo absoluto, tenía que estar mucho tiempo acostada.

Soy una persona muy activa, me gusta salir, compartir con amigos, disfrutar de un buen café, caminar.

Por el bien de mis príncipes debí quedarme en cama. Confieso que casi enloquezco viendo cosas sin sentido en las redes sociales y no me provocaba leer.

Un día llegó mi cómplice, mi compañero de vida y me dijo que viera unos videos de “algo” que se hacía con el papel, a ver si me gustaba.

Las manualidades no son mi fuerte, fue lo primero que pensé. Recordé aquel dibujo que hice en la escuela en el que la maestra escribió: “la niña es muy cochina para las manualidades”

Pero no tenía más nada que hacer, decidí darle una oportunidad al Origami y ver de qué se trataba.

Me entretuvo bastante y me atrapó.

Lo mejor vino después del dolor

Después de salir del hospital, empecé a dedicar más tiempo a plegar papel.

Empecé a ver tutoriales de piezas más complejas, a compartir con otras personas que hicieran este arte.

Pasaba horas y horas, concentrada en esa única actividad: intentar hacer una grulla de papel.

Después de huirle tantos años a las manualidades, no podía tener un papel en mis manos sin convertirlo en una pieza, una grulla, una mariposa o un cisne.

Cuando empecé a mostrar mis creaciones a otras personas, alguien me dijo que podía hacerlas para vender o enseñar a otros a hacer Origami.

Y es así como nace mi otro proyecto, OrigaMili.

He realizado talleres para niños y adultos, disfruto creando piezas para que las personas regalen a seres queridos.

Y sigo aprendiendo cosas nuevas. Hace poco terminé un proyecto maravilloso: un ajedrez de Origami.

El Origami me acercó a un mundo desconocido y maravilloso, me llevó a descubrir mi parte creativa, a descubrirme a mí misma.

Recuerda…

Con toda esta historia quiero decirte, a ti que estás atravesando una situación difícil: es posible hacer arte desde tu dolor.

Te quiero dejar algunas recomendaciones:

  1. Realiza alguna actividad física siempre que puedas
  2. Respira…nada es para siempre
  3. Medita y aprende a disfrutar de los pequeños detalles
  4. Vive un día a la vez
  5. Encuentra pequeños motivos para despertar cada día

Me encantaría leerte, cuéntame, ¿Qué has hecho desde el dolor?

Esta entrada tiene 9 comentarios

  1. Oswaldo Peña

    Wow.. Yo conocía algo de tu historia pero temía saber más, tal vez por prudencia. Cuando te conocí, de inmediato percibí algo mágico que irradiaba de ti, no hubieron barreras, fuiste genuina conmigo y me hiciste sentir cómodo. Ahora entiendo por qué, te cuidan desde el cielo, sienten tu amor y lo corresponden, eso te hace una persona maravillosa. Hemos coincidido en algún punto de nuestros caminos y nuevamente lo hacemos: Mi historia también tiene capítulos lleno de dolor, depresión y desesperanza y este último año he invertido tiempo en menguar esos sentimientos. Entre lo que he encontrado, está tu club de lectura virtual que para mí ha resultado reconfortante, sabes también que tenemos en común el interés por el origami, lo que me hace admirar muy especialmente lo que haces. Lo que tal vez no sabías de mí es que soy asiduo seguidor del ajedrez y desde hace años me ha gustado coleccionarlos, tengo varios juegos en casa. Me encantaría tener uno de origami hecho por ti, lo atesoraría un montón porque además eres muy talentosa, le pones dedicada atención a los detalles. Un fraternal saludo tanto para ti como para tu cómplice de vida.. Los aprecio y respeto mucho.

  2. Hola Milangela, hermosa historia, si, muy dolorosa y fuerte.
    Yo sobreviví a una depresión por la separación de mi pareja, es una relación, pero el dolor es muy fuerte.
    Empecé a escribir y es uno de mis escapes a nivel emocional.
    Te felicito por contar tu historia.
    Quiero aprender origamis. Lo intentaré.

    1. Milangela

      Hola Mariene, así es, del dolor podemos obtener grandes enseñanzas y descubrirnos a nosotros mismos. Gracias por leerme y por tu comentario. Yo con todo gusto te enseño a hacer Origami. Besos.

  3. Zeuxis

    Me encanta tu arte y lo que reflejas. No te puedo decir que entiendo tu dolor pero si veo cada día como lo transformas en algo maravilloso, y eso es luz para ti y para tu entorno.
    La vida me ha enseñado que debemos ser agradecidos con ella y valorar a esos seres que nos dan felicidad a través de su existencia.
    Gracias un abrazo

    1. Milangela

      Gracias a ti Zeuxis, por leerme y sobre todo por confirmarme que mi propósito cada día vale. Un abrazo enorme.

  4. Edy

    Que privilegio haber coincidido con una persona tan extraordinaria con Mili en este camino.
    Una historia dolorosa pero que llena de esperanza. Gracias por compartirla

    1. Milangela

      Mi Edy hermosa, el privilegio es todo mío, haber coincidido contigo en mi camino. Un abrazo gigante.

  5. Mónica Pérez

    Nada es casualidad, hace poco ví esa imagen del ajedrez en Instagram y me gustó TANTO, ya seguía ésta cuenta porque las manualidades siempre me gustaban, sin embargo no me había percatado que eras tú quién estaba detrás de tanta belleza. Gracias por lo que compartes en tus escritos y con el papel, el Arte te brota por doquier. He escuchado decir que los diamantes pasan por procesos muy fuertes para lograr su mayor esplendor, y también que a las mejores batallas se dan a los grandes guerreros, así que Definitivamente Para algo ha sucedido todo esas experiencias.
    Mi profunda Admiración contigo!

    1. Milangela

      Waaaoo Mónica, gracias por esas palabras tan reconfortantes. Me quedo corta con agradecer, pues de verdad me llena mucho que mi historia y experiencia pueda inspirar a muchas personas. Gracias por leerme.

Deja una respuesta