El Poder de los Deseos

El Poder de los Deseos

¿Te has puesto a pensar en el poder mágico que tienen los deseos? Cuando anhelamos algo, nuestros ojos se vuelven brillantes, nuestra mirada parece perdida y es porque nuestra imaginación voló al sitio o momento que ilusionamos.

Y si existiese un genio o un hada madrina capaz de cumplir tu petición o deseo mágicamente, ¿que pedirías? Te invito a leer esta historia inspirada en la marca DemisCreaciones Maná

El Poder de los Deseos

Érase una vez una tierna princesita, tan hermosa como simpática, a quien le gustaba la música, salir a pasear al bosque con su familia y compartir el té con sus amigas.

Sin embargo en los últimos meses no había podido disfrutar de estos detalles, pues su reino era azotado por una terrible enfermedad. Para evitar contagiarse, todas las personas, tanto la realeza como los súbditos, debían quedarse en sus casas.

La princesa estaba muy triste, pues no podía desarrollar las actividades que más le gustaban. En cuanto a la música solo escuchaba las mismas dos canciones que ella sabía tocar en el piano, el compartir con sus amigas cambió por cartas semanales y el bosque lo divisaba de lejos a través de su ventana.

princesa soñadora
Foto: Cortesia DemisCreaciones

Una noche mirando el cielo suspirando, vio una estrella fugaz y enseguida pidió su deseo: “Que pueda disfrutar nuevamente de las tres cosas que más me gustan: la música, jugar con mis amigas y hacer picnics con mi familia” Esperanzada, la princesita se rindió en los brazos de Morfeo.

Luego de sacudir varias veces su nariz por una comezón inusual, despertó fastidiada. Su alcoba era iluminada por unas brillantes luces que cambiaban de color mostrando los tonos del arcoíris. Al girar su rostro, sus ojos se llenaron de júbilo ¡no podía creer lo que veía!

Una radiante señora con el más hermoso vestido, le esperaba sonriendo: “Esta noche cuando miraste las estrellas demostraste que crees en el poder de los deseos, por eso vine a cumplirlos” y con un trinar de dedos, mágicamente apareció un nuevo armario  “Este es un armario mágico”– le explicó- “la ropa que escojas te hará disfrutar de las más lindas canciones todas son mis creaciones” De inmediato, la princesita sacó un pijamas que canturreaba una suave canción de cuna. Siguió buscando y encontró un conjunto con una melodía bailable muy especial.

“Hermosa princesa, como bien sabes en este momento no puedes reunirte con todas tus amigas ni salir a sitios con muchas personas, pero te daré algo que puede ayudarte. ¡Espero te guste!”

En un rincón de la habitación real, luces multicolores formaban una especie de edificio en miniatura. Al despejarse el brillo,  apareció un precioso refugio que serviría de morada para picnics, fiestas del té y cualquier otro juego que su imaginación creara para ella, su familia y sus amigas.

¡Era maravilloso! Su casa del bosque, en la tranquilidad y seguridad de su habitación ¡Genial!

La princesita maravillada preguntó a la brillante señora “pero… ¿Quién eres?”

“Soy Maná, tu hada madrina. Todos estos obsequios son DeMisCreaciones especialmente para ti.”

Los años pasaron y la tierna princesita se convirtió una hermosa mujer que nunca dejó de creer y confiar en el poder de los deseos.

FIN

¿Cuál es tu deseo?

La palabra deseo nos suena a cuento de hadas (como el anterior) y tal vez nos suene más creíble las palabras metas u objetivos. Sin embargo, Keith Ellis en el libro La Lámpara Mágica acuña este término para conectar con la emoción que nos produce tener la posibilidad de la pregunta mágica: «Amo ¿qué deseas?» Inmediatamente se activa el cerebro emocional y ya sabes que nos movemos por una emoción.

¿Te ha pasado que cada año inicias con los famosísimos Propósitos para el Nuevo Año y a mitad de camino (o menos) vas transcurriendo una vía muy distinta a la que querías?

Sin ánimos de ser juez y darte el veredicto final de las razones del porqué no cumples tus promesas, me atrevo a decir que esos propósitos no eran tuyos. Tal vez eran de tus padres, de tus hijos, de la sociedad… En fin eran de alguien más pero no tuyos.

Entonces te pregunto ¿Cuál es TU deseo? Ese que con solo pensarlo tus ojos se vuelven brillantes, tu corazón se acelera y sueltas un suspiro. Tal como si estuvieses enamorado.

Si solo pensarlo te hace sentir así, imagínate cuando lo logres.

¿Propósitos, deseos, metas u objetivos?

Estas palabras tienen mucha relación ya que se refieren a ilusiones o cosas que queremos alcanzar, pero no tienen el mismo significado aunque en ocasiones se utilicen como sinónimos.

El propósito tiene que ver con el IKIGAI, esa «razón de ser» que vas más allá de lo que puedas ganar material o económicamente.

Los deseos o sueños son esas ilusiones o esa GRAN META que tenemos como persona y se relaciona directamente con lo que sentimos (nuestras emociones)

Por último, las metas y objetivos completan la escalera, pues cada vez son más específicos.

IMPORTANTE: Si no sabes quien eres, no podrás conocer qué es lo que realmente quieres. Por eso te dejaré dos recomendaciones.

El Poder de los deseos está en tus manos

Como todas las decisiones importantes, lograr nuestras metas, cumplir nuestros deseos, vivir con propósito está en nuestras manos.

el poder de los deseos
El Poder de los Deseos está en ti

Primero lo primero: Conócete, sana tu autoestima. Es que (ya te lo dije) si no sabes quien eres no podrás saber qué quieres, y es muy probable que te llenes de metas u objetivos vacíos, que no tengan sentido para ti.

«No es magia es acción. «

Keith Ellis. La Lámpara Mágica.

Por eso mis dos recomendaciones de hoy para ti son:

1. Habla con Ily. Ella es mentor de autoestima y desde su experiencia con mucho profesionalismo, conectará contigo (como lo hizo conmigo) Di que vas recomendada por Pasa En La Vida porque nos encanta tener amigos en común. Su cuenta de Instagram @ilymentor

2. Lee –> Define tus deseos con el método la Lámpara Mágica

Cuéntame, ¿ya sabes cuál es tu deseo?

Anselys Borges

Mujer. Mamá. Emprendedora. Escritora. Libros: La Pipa de La Vida.

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Glehny

    Me encanta leerte una y otra vez, vuelvo por aquí a petición de Isabella como siempre se duerme escuchándote

  2. Franca

    Quiero encontrar quien soy

    1. La respuesta está dentro de ti 😉 Si lo deseas puedes dejarnos tus datos en el formulario de contacto por si te interesa un acompañamiento por un especialista en desarrollo personal.

Deja una respuesta