Extraños

Extraños

Desde hoy somos dos extraños
por todos los meses, por todos los años.
seré en tu memoria como un libro cerrado,
porque no lo leíste y lo dejaste ajado.

Seremos dos extraños, cada cual por su lado,
no tendremos que recordar el pasado,
y al no mirarnos tan frecuente,
todos los recuerdos se nos borraran de la mente.

Tú encontrarás a otra amante,
que te dará mi cosas al instante.
No encontrarás en este mundo chiquito,
a una mujer como yo, que te quiso hasta el infinito
entregando todo mi cuerpo y mi alma,
comprendiendo tus desvaríos con paciencia y calma.

Yo por el contrario encontraré a un hombre,
se me olvidará por completo tu nombre,
y cuando en su regazo esté
se me olvidará que alguna vez a ti me entregué.

En cambio tú; cuando estés con tu amante,
te acordarás de mis caricias y de mi forma de amarte
y no podrás saciar tu sed de pasión,
aunque inventes mil formas de entregar tu corazón.

Porque solo yo puedo calmar tu sed,
solo yo te pongo entre la espada y la pared
en ese juego peligroso y tentador,
donde tantas veces se confunden la pasión con el amor.

Y quizás mañana al encontrarnos,
tú bajarás tus hombros, esconderás tus manos,
porque fueron ellas las que hicieron tanto daño
hasta tal punto de convertirnos en dos extraños.

Yo seguiré erguida con la cabeza en alto
sin hacerte el mínimo gesto ignorándote por completo,
porque para mi fue un amor malsano,
que no tuvo porque empezar en un verano.

extraños
Extraños

Deja una respuesta