La Aventura de Vivir comienza con el primer paso: Decidir

La Aventura de Vivir comienza con el primer paso: Decidir

Vivir es una aventura, y solo podrás disfrutar de ella si te atreves. Decidir es el primer paso.

Las excusas solo nos mantienen en nuestra zona de confort, y pueden haber tantas y de diferentes tipos como personas en el mundo. Puedes ver algunas «áreas de confort» en el artículo Sal de tu zona de confort ¡Cambia! que compartí hace semanas atrás.

Sin embargo, la historia a continuación es de una pareja que decidió romper barreras propias y se atrevieron a llegar donde antes nadie lo había hecho.

¡Disfruta del siguiente relato!

En Busca de Aventura

En busca de aventura una pareja decidió curiosear qué había detrás de esa montaña que nadie se atrevía a cruzar.

De esta forma, cada uno liberó sus agendas por un mes, tiempo que pensaban dedicar a este descubrimiento. Solicitaron disfrutar del tiempo de vacaciones vencido, ordenaron sus provisiones con: equipo de acampada, alimentos no perecederos, artículos de uso personal biodegradables, un kit de primeros auxilios y set de geolocalización.

Iniciaron el camino por un sendero ya establecido.

Los primeros tramos eran amplios, parecía que habían sido recorridos por muchos excursionistas en el pasado, pero a medida que seguían subiendo la maleza iba tomando espacio poco a poco, hasta que llegaron a un punto donde la vegetación era más densa y la oscuridad propia de un bosque nublado se hacía sentir.

De vez en cuando paraban a descansar y al acercarse la noche sólo su instinto los guiaba a buscar morada segura; armaban la carpa y llegaba la noche, con sonidos ensordecedores que hacían del dormir, todo un reto.
En ocasiones el camino era resbaladizo. En otros momentos volvían a vías anchas donde el sol se hacía sentir.

Un día después de tomar el desayuno la mujer comentó, entusiasmada y confiada: «Algo bueno va a pasar» ¿Instinto femenino, quizás? Luego de andar algunos metros se encontraron con un paisaje espectacular. Un mar inmenso y hermoso apareció antes sus ojos.

Sin embargo faltaba el tramo más peligroso del camino. Una angosta vía de tierra, bordeaba la última loma. De un lado la pared de tierra, del otro el abismo del mar. De pronto la aventurera pisó una piedra que creía fija, resbaló rumbo al agua cuando su compañero logró tomarla en un movimiento casi imposible.

En ese punto decidieron dejar parte del equipaje para ir más livianos pues se encontraban muy cerca, debían continuar, ya podían ver el final del camino.

Al llegar a terreno plano, fueron poco a poco soltando las pertenencias, y entregándose a la sensación de victoria. Se despojaron de sus ropas, corrieron al agua y un grito al unísono: «¡Lo logramos!» junto a un gran chapuzón marcó el final del recorrido.

«¡Lo logramos!»

La Aventura de vivir
Cortesía de Venexotic Photography

Tirados en la arena, satisfechos, el joven se dirigió a su compañera:

«¿A dónde vamos ahora?»

FIN

La Aventura de Vivir

Es que la vida es una aventura y al igual que el cuento, hay caminos difíciles, momentos de oscuridad, periodos de inseguridad en los cuales no sabes para donde ir o ni siquiera donde estás. Pero esa es la vida…

¿La clave para disfrutar la aventura de vivir? Decidir Ser Feliz.

Ser Feliz se refiere a estar consciente de lo que ocurre, sin agregarle «decoraciones» que te hacen sentir vulnerable. No se trata de NO SENTIR (es imposible) más bien de aceptar y actuar desde la objetividad.

¡Disfruta tu vida como un viaje lleno de aventuras!

Si te gustó este artículo, déjame tu comentario y compártelo con quien desees.

Anselys Borges

Mujer. Mamá. Emprendedora. Escritora. Libros: La Pipa de La Vida.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Beatriz Ferrer

    Excelente, como anillo al dedo.

Deja una respuesta