¿Quién se ha llevado mi Queso?

¿Quién se ha llevado mi Queso?

¿Te ha ocurrido que relees algún libro y encuentras lecciones nuevas? Algo que siempre había estado allí entre esas letras, aparece ante nuestros ojos y decimos: “¡Pero esto no lo había leído!” A mí sí. En este caso fue con ¿Quién se ha llevado mi Queso? de Spencer Johnson.

Hace más de 15 años leí este libro por vez primera. Debo decir que sólo me gustó la historia y, cómo estaba de moda, lo recomendé a quien me preguntaba. Hoy mi perspectiva cambió y encontré varias lecciones que se les presento SIN SPOILER .

El libro

La edición que tengo es de finales de siglo pasado pero al mismo tiempo tan actual, que me sorprendió cada enseñanza y cada aventura del cuarteto protagonista de esta fábula.

Pues bien, en él se encuentra la historia de 2 ratoncitos y 2 personitas que convivían en un laberinto buscando queso para sobrevivir. En un viraje del laberinto consiguieron una edificación con todo el queso que querían y necesitaban para ser felices, pensaron que la búsqueda había acabado de una vez por todas, hasta que  un día: ¡Sorpresa! El queso ya no estaba…

Antes de seguir leyendo, quiero pedirte que te detengas un momento y reflexiones sobre esto. Imagina que el queso representa tu casa, tu empleo, tu pareja y de la noche a la mañana YA NO ESTÁ ¿Qué haces?

Laberinto de queso
Vivimos en el laberinto buscando el queso

 Seguimos…

¿Quién se ha llevado mi Queso?

Los dos ratoncitos se embarcaron prontamente a buscar un nuevo queso, mientras las personitas se quedaron sorprendidas quejándose sin entender lo ocurrido. Tiempo pasó y los ratones ya tenían camino recorrido pero los seres humanos seguían estudiando la situación buscando una supuesta salida al problema.

Kof, una de las personitas, sentía en su interior que sólo perdían tiempo y vida; por eso un día decidió dejar de escuchar a su compañero, se aventuró atendiendo solo a su corazón (o instinto, como prefieras llamarle) y con miedo, emprendió la búsqueda de un nuevo queso que le ayudara a sobrevivir, por lo menos.

El camino no fue fácil pero sí lleno de sorpresas. Cada una de ellas era un aprendizaje y qué mejor manera de aprender que a través de la experiencia. El viaje no sólo le permitía ir saboreando restos de queso que encontraba en la ruta y así salvar su vida sino también aprovechó para ir plasmando cada enseñanza. Así  otros lo aprovecharían y también serviría para él como recordatorio.

¿Cuáles fueron esos aprendizajes?  Te presento lo descrito por Kof y algunas notas que he tomado para mi vida (y para la tuya si estás dispuesto)

Lecciones sobre el cambio

El queso se mueve constantemente. El cambio es un hecho. No es una ilusión o fantasía, el cambio está o pronto estará en nuestras vidas, para muestra este 2020.

Permanece alerta a los movimientos del queso. Sé precavido ante el cambio sin llegar a la ansiedad. Solo estando en el Aquí y en el Ahora puedes detectar hasta las pequeñas transformaciones a tu alrededor.

Huele el queso a menudo para saber si se está enmoheciendo. Controla el cambio. Cuando eres precavido, puedes ir evaluando y actuando gradualmente.

Cuanto antes se olvida el queso viejo, antes se disfruta del nuevo. Adáptate rápidamente al cambio. No te aferres a nada del pasado.

Muévete cuando se mueva el queso. ¡Cambia! Acciona según el cambio.

Saborea la aventura y disfruta del nuevo queso. ¡Disfruta del cambio! El nuevo camino tendrá tropiezos, vívelos y goza el proceso.

El queso se mueve constantemente. Prepárate para cambiar rápidamente y disfrutar otra vez. Que la innovación y la creatividad formen parte de tu vida, pues el cambio es constante.

¡Sal de tu Zona de Confort!

Al principio te dije que en la historia había 2 ratoncitos y 2 personitas, pero luego solo mencioné a Kof. Qué pasó con el otro, te preguntarás. Bueno, realmente no lo tenemos claro. El libro deja en evidencia que Kof realizó el viaje sin compañía, siempre añorando a su compañero y deseando lo mejor para él pero dispuesto a no volver atrás.

Es que la vida es eso. Tomar la decisión de cambiar y salir de nuestra zona de confort, sin escuchar comentarios vacíos que no nos permitan avanzar. Nos encontraremos personas no productivas llenas de miedo que prefieren quedarse anclados en su zona conocida, sobreviviendo o muriendo, antes de ir a buscar lo que la vida tiene para ellos y para todos. Para ellos nuestros mejores deseos, no los juzgues sólo envíales buenas energías y ora por ellos, mientras tú enfócate en lo que deseas y continúa.

Sal de tu zona de confort
Sal de tu zona de confort

Por más largo que pueda escribir este artículo, me quedaría corta en cuanto a los regalos que pude encontrar con esta breve fábula. No me queda más que recomendarlo, ahora sí con la responsabilidad del caso, sobre todo en estos tiempos de pandemia donde innovar con nuevas rutinas, procesos y formas de hacer las cosas es la ley para quien emprende y en general para quien desea Vivir a Plenitud, pues siempre hay algo que transformar.

¡Sal de tu zona de Confort!  

Abraza el cambio. Toma el control de ellos y de tu vida. ¡Ve por más!

Si ya leíste “¿Quién se ha llevado mi Queso?” déjame tu comentario y comparte con el mundo tu experiencia.  

Anselys Borges

Mujer. Mamá. Emprendedora. Escritora. Libros: La Pipa de La Vida.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Excelente Reseña, logras reflejar esos regalos que a veces no desciframos para poder disfrutar al máximo nuestra vida. El cambio es lo Único Constante que tendremos, así que no debemos dar nada por sentado, hay que tomar acción siempre y al evaluar cómo nos encontramos en relación a la situación laboral, personal y amorosa, nos ayudará a preveer que tal vez las cosas no van como lo creemos y asumimos, así que podremos Dar ese paso decisivo para avanzar en busca de un nuevo camino, saldremos de nuestra zona de confort sin resistirnos, y cada vez lograremos hacerlo de la manera más ágil y cómoda posible. No debemos esperar que los Cambios nos Sorprendan, estemos preparados para Caminarlos…

    1. Excelente Reflexión! Como tú lo dices que el cambio no nos sorprenda; aceptar que existe y es parte de nuestra vida es uno de los primeros pasos. Gracias por seguir nuestro contenido

Deja una respuesta