Si la vida es cambio ¿por qué nos resistimos?

Si la vida es cambio ¿por qué nos resistimos?

Desde que somos engendrados y comienza nuestra vida en forma de feto en la panza de nuestras madres, el cambio forma parte de nosotros. A lo largo de 9 meses desarrollamos nuestro organismo hasta que el mismo se encuentre apto para vivir en el exterior. De igual forma vamos creciendo, mes a mes, año tras año. Cambios, cambios, cambios. Entonces, si el cambo es tan natural ¿en qué momento “aprendimos” a resistirnos a él?

El Cambio

Así como el cambio está inmerso en nuestras vidas, también está en las situaciones externas, en nuestros negocios, en la escuela, en el hogar. Vamos al mercado y las cosas cambian (desde los precios hasta los productos). En los deportes: los atletas, jugadas y equipos son diferentes. En fin, todo cambia.

Y esta modificación de lo establecido, de lo acostumbrado, nos hace “mover el piso”. Nuestra estabilidad tiembla y nosotros con ella.

Sentimos que nos hundimos en un mar de incertidumbre por no saber qué va a pasar en el futuro (a corto, mediano o largo plazo), entonces nos llenamos de angustia y estrés; o por el contrario nos vamos al pasado para recordar con melancolía y nostalgia “lo que pudo haber sido y no fue” o rememorar el “antes era mejor”.

Mientras tanto, en el presente van ocurriendo cosas que puedes aprovechar pero que no podemos ver porque no estamos en el aquí y el ahora. Pues,

El cambio es eso que pasa mientras intentas hacer todo de la misma manera.

¿Cómo sé si me estoy resistiendo al cambio?

Cuando nos empeñamos consciente o inconscientemente en hacer las cosas iguales.

Cuando nos enamoramos de nuestro producto o servicio y nos cegamos a la posibilidad de que pueda tener fallas.

Cuando no queremos mejorar procesos, estudiar casos, aceptar evaluaciones o críticas que pueden ayudarnos a impulsar nuestros proyectos y/o vidas.

Cuando la rutina está afectando mi salud pero busco excusas que me sirvan de apoyo para no cambiar mi conducta.

Cuando no quiero “estar sola” y prefiero estar “mal acompañada.”

Cuando nos ahogamos en deudas, antes que aprender nuevos hábitos financieros.

Cuando tienes la respuesta al frente de ti y crees no tener el valor para tomar la decisión.

Cuando… cuando… cuando… No quiero ponerte más ejemplos.

Más bien quiero invitarte a que, siendo sincero contigo mismo, descubras si te estas resistiendo al cambio en situaciones de tu día a día. Sobre todo en este año que nos encontramos con la “nueva normalidad”, ¡Qué año! Como escribió Angélica Pinto.

El secreto está en ti

Sí. El secreto está en ti (y en mí) porque ves lo que quieres ver y ciegas tu visión al resto de las situaciones.

Es que el cambio es para la vida como el oxígeno para los hombres. Nos permite, además de mantenernos con vida, crecer y evolucionar.

Pero esa transformación solo se logra si nosotros (tú, yo, él) estamos dispuestos a encararlo. No con ego o soberbia. Si no con espíritu de humildad abriéndonos a las posibilidades, a las oportunidades.

los cambios son evolución
Los cambios son transformación, evolución hacia una mejor versión.

Como la oruga va a la crisálida, con tranquilidad y confianza, sabiendo que despertará como un ser con la misma esencia y aún más hermoso, así nosotros podemos abrazar los cambios.

Te recomiendo un artículo que escribí para la comunidad Emprendedoras Digitales de Venezuela, tiene herramientas que puedes poner en práctica para que el cambio forme parte nuevamente de tu vida, porque

“La vida se mueve y nosotros también debemos hacerlo.”

Spencer Johnson.

Te recomiendo el cuento corto titulado «La Bici» ¿Te imaginas andar en la misma bicicleta de cuando tenías 5 años?

Anselys Borges

Mujer. Mamá. Emprendedora. Escritora. Libros: La Pipa de La Vida.

Deja una respuesta