Sal de tu zona de confort ¡Cambia!

Sal de tu zona de confort ¡Cambia!

La zona de confort es un espacio, físico o mental, donde nos sentimos bien, a gusto, seguros; en ella encontramos todas las cosas, situaciones,  personas a las que estamos acostumbrados. No hay novedades, y en caso tal que algo nuevo se presentara lo resolvemos con lo que sabemos y/o tenemos.

Zona de confort
Zona de confort

¿Estoy en una Zona de Confort?

Existen muchísimas zonas de confort que dependerá de cada persona, de sus creencias y expectativas ante la vida. Entre las áreas de confort más comunes:

Empleos

Nos mantienen en estado de sumisión, esperando nuestro “quince y último”  es decir el ingreso fijo que tengamos producto de nuestra labor.

Puede que el empleo que tengas te mantenga en aprendizaje constante, te llene de energía y vaya acorde con tu propósito de vida. Sí es así, ¡excelente!

Si no, es probable que te encuentres en una de tus zonas de confort y te estés perdiendo la aventura de ir por más, bien sea en un nuevo empleo o emprendiendo en tu propia idea de negocio.

Amistades 

Recordando y parafraseando la frase célebre: Los amigos son un gran tesoro; yo le agregó: siempre que sean amigos de verdad.  Amigos son personas que desean lo mejor para ti, que celebran contigo cuando obtienes logros, te aúpan para seguir por más, pero también te “halan orejas” cuando es necesario. En fin te ayudan a crecer y te motivan a evolucionar.

Los tesoros se encuentran yendo por ellos, y si bien algunos están desde hace tiempo en nuestras vidas ¿por qué no podemos buscar más?

Entonces, si tenemos la oportunidad de tener muchas relaciones triunfadoras en nuestra vida seguro podremos “cantar más fuerte” como dice la canción (“Un millón de amigos”).

Reunámonos con gente que sume y no que reste, que multiplique y no que divida, que nos contagie buena vibra y no otros tipos de virus mentales.

Parejas

Cuando digo o escribo “Mejor sola que mal acompañada” no es por ego o antipatía, es que a veces nos quedamos anclados en relaciones de parejas que en vez de sentirnos en las nubes, nos ahogamos en el fondo del mar.

Lo peor es que culpamos a “la costumbre” y la “hacemos  más fuerte que el amor” (sí, otra canción)  Que nuestro amor propio por cierto.

En este caso el “malo conocido” es tu zona de confort. Quedarte en ella puede limitarte a vivir nuevas experiencias, principalmente contigo mismo.

Creencias

Nuestras creencias generan nuestro mundo, y por ende la forma como vivimos en él. Están con nosotros desde nuestra temprana infancia; van aumentando, tomando forma, madurando con nuestras experiencias, vivencias y por la influencia de nuestro ambiente.

Primero los padres, luego maestros y amigos. Al llegar a la adultez tenemos toda una serie de opiniones y patrones mentales que pueden limitarnos o no pero que son los lentes con que percibimos la vida.

Actitudes

Ya dije que nuestras creencias generan nuestro mundo y la relación con él; es decir la forma como actuamos en él.

Si una persona cree que ser rico es malo, todo el dinero que ingresa a su bolsillo lo malgastará en un dos por tres.

Si alguien considera que vivir como Raimundo (que vive como vive todo el mundo) sin tener un propósito que te mueva o sin disfrutar cada momento a plenitud, es la única forma de «vivir», entonces así pasara el tiempo hasta que sea su hora de partir.

¿Te suena familiar alguna de estas zonas de confort?

La historia de la Vaca

Como en este espacio digital nos encantan compartir historias, aquí les presento una llena de lecciones, de la mano del Dr. Camilo Cruz, excelente conferencista y escritor.

Entérate cómo una familia enfrentó la pérdida de su única posesión: una vaca.

¿Qué te pareció el video?

¿Tienes alguna vaca?

Anselys Borges

Mujer. Mamá. Emprendedora. Escritora. Libros: La Pipa de La Vida.

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Zonas de confort muchas, más de la que citas allí. Se dice que el ser humano es un animal de costumbres y no porque sea flojo, sino porque a veces requerimos de cierta estabilidad mental y emocional. El tema viene cuando no procuramos en nuestra existencia nada más que eso. Quedarse en un solo sitio, con la misma gente, haciendo lo mismo y no más allá de eso… Pues es morirse de a poco todos los días. Gracias por hacérnoslo ver

    1. Sí, hay muchas más… Tantas como las excusas que invente cada quien. Movimiento es evolución 😉 ¡Gracias por leernos.

  2. Felida Sánchez

    Con la muerte de la Vaca, vieron la necesidad de buscar otras fuentes de ingresos ya que antes su vida giraba entorno a la vaca, está no lo dejaba ver más allá de sus narices, tuvo que ocurrir para que saliera de su zona de confort y
    Y buscará otra fuente de Ingresos.

    1. ¡Así es! La zona de confort se nos hace tan cotidiana que debe pasar algo «fuerte» para darnos cuenta.

Deja una respuesta